Only you by - Javier Pagola - only YOU BY magazine
Estoy con Ana Prada, reportera de España directo. Un rostro muy habitual en las tardes de TVE, buscando historias nuevas cada día que merecen la pena ser contadas. Guapa, natural, cariñosa, expresiva, emotiva y con mucha energía, una energía positiva que vale la pena tener cerca.
Ana Prada Miradas
1994
post-template-default,single,single-post,postid-1994,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode_grid_1400,side_menu_slide_from_right,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Only you by – Javier Pagola

“El dibujo para mí tiene ese lado espontáneo de algo que nos llama la atención, ese lado que siempre me gustó de menos es mas’. Y también esa manera rápida de expresar emociones, pensamientos… Siempre me ha interesado el artista como voyeur, el artista mirón, al que no se le escapa nada y luego procesa”. Javier Pagola.

San Sebastian 1955. Su obra está representada en varios museos españoles y en la Fundación de Menil de Houston, Texas. Su última exposición en el Museo ABC. Papeles de gran formato en donde las formas reproducidas atrapan al espectador desde el primer golpe momento.

Javier Pagola ha hecho del dibujo su principal arma creativa y de esta manera puebla todo un mundo con extraños personajes.

Y con esta pequeña introducción damos paso al mundo de Javier Pagola.

O.Y.B.M: Hola Javier, en primer lugar, darte las gracias por dedicarme unos minutos de tu tiempo para entender tu mundo lleno de personajes extraños.

Javier Pagola (J.P): Gracias a ti María, es un placer.

O.Y.B.M: Empezaste la carrera de arquitectura y de pronto, cuatro años más tarde, decides abandonarla para dedicarte al mundo del arte ¿Cómo ocurre ese cambio, que pasa por tu cabeza cuando decides ser artista?

J.P : Efectivamente, después de estar estudiando unos años Arquitectura, haber estudiado la asignatura en segundo curso de Historia del arte, y habiendo tenido siempre una afición por el arte y por el dibujo, cosa que nunca dejé de hacer, de repente me visualicé más como artista que como arquitecto,  y es en ese punto cuando decido parar la carrera y dedicarme a pintar.

O.Y.B.M: Andrés Trapiello comenta, “las criaturas de Pagola tienen algo de los ‘duendes’ a los que se refiere Klee, y se encuentran a medio camino también: no son niños, no son viejos, tienen algo de los dos, el aspecto de clowns tristes y la ligereza de joviales fantasmas. Por eso cuando nos hallamos delante de una obra suya, de estilo inconfundible, yo no digo nunca, mira: un Pagola, sino mira: Pagola”. ¿Qué significan estas criaturas para ti, como aparecen y desaparecen? ¿Cuánto hay de ti en esos dibujos?

J.P: Bueno María, me imagino que bastante. Yo he hecho de mi estilo, si es que lo tengo, un trabajo donde aparecen esas criaturas, lo que es mi mundo, y en ese mundo, esas criaturas, si, hay un reflejo mimético de quien soy yo.
Aunque a mi me costaría analizarlo.

O.Y.B.M: Has realizado ilustración de libros como Gargantúa de Rabelais. La marcha Radetzky, de Joseph Roth, Siete cuentos góticos, de Isak Dinesen, Guerra y paz, de Tolstói, la edición conmemorativa del centenario de El mago de Oz, de I. Frak Baum, así como incursiones en el mundo de la estampa. ¿con qué tipo de ilustración te has sentido más identificado, o más a gusto realizando el trabajo? ¿Alguno en especial al que tengas cariño?

J.P: Sí, mi faceta como ilustrador, que quizá ahora la tengo un poco más abandonada, se dio por unas circunstancias, una colaboración y una amistad con “Círculo de Lectores” y su director Hans Meiken. Me propusieron ilustrar una serie de libros. Tengo especial cariño a los libros “Mago de Oz “y  de “Gargantúa”.

En el caso del “El Mago de Hoz”, por ejemplo, me obligaba a buscar a esos personajes que se iban moviendo a lo largo de toda la novela, Inventarme esos seres y darles vida gráficamente fue un trabajo bastante laborioso y pensado, me costó, pero por otra parte lo disfruté muchísimo. ¡Aprendí con todos ellos!

O.Y.B.M: Tu primera exposición fue en 1980, en la sala Ikusmira de San Sebastian. ¿cómo recuerdas este momento? ¿cómo te lo proponen?

J.P: Esta exposición surge a través de un galerista amigo mío en San Sebastián que le presenta mis dibujos a un colega suyo, galerista también, le gustan, y decide montar una exposición.

Fue todo un evento. Yo llevaba casi un año pintando de incógnito total, y tenía muchísimo material. En ese momento sentí, lo que luego con los años vas perdiendo, esa especie de pudor de enseñar tu mundo interior y de presentar lo que son tus “niños”.
Resultó una mezcla de timidez y satisfacción al ver que la gente ya estaba viendo mi trabajo.

O.Y.B.M: Has realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas, tanto en España como en el extranjero (París, Lausanne, Copenhague, Verona…). ¿Qué diferencia has encontrado a la hora de exponer dentro y fuera de tu país? ¿Dónde sientes que tu obra resulta más interesante o tiene más acogida?

J.P: Obviamente tiene más acogida en España, he trabajado más y soy más conocido.

En el extranjero, donde más he expuesto es en París. Y tengo que decir que me ha parecido curioso descubrir que la mirada del extranjero cuando visita una exposición es muy distinta a la nuestra.

Yo siempre cuento que en España somos muy visuales y poco conceptuales y en el resto de Europa se ve la pintura de una manera mucho más conceptual. Sería largo de contar, pero si, si hay diferencias. En una inauguración en España echan un vistazo a los cuadros y el espectador inmediatamente esta hablando contigo o con el galerista.  En Europa, sin embargo noto que mis dibujos inquietan, los miran, continúan viendo otros, vuelven al inicial, piensan, te hacen una pregunta oportuna… Es distinto. Son muy analíticos.

Aquí somos muy mediterráneos, muy del instante, es como un flash en la mirada, y ya está.

O.Y.B.M: Javier, También has participado en ferias como Arco, Estampa o Art Collection. ¿Qué opinión te merece las ferias en España? ¿Cómo artista, te aportan todo lo que te gustaría?

J.P: María, las ferias que hay en España, o a las que te has referido, son ferias de compra venta de arte, entonces, primero, yo como artista me ha encantado participar, te haces más visible, que es una cosa muy importante, porque eso se traslada a vender, que en definitiva es lo que uno busca como artista, poder vivir de tu trabajo. También te aportan, de una manera no organizada conocer el trabajo más o menos reciente de otros artistas, lo cual es muy satisfactorio.

Pero la verdad es que prefiero visitar ferias donde el comercio es menos importante como La Documenta o la Bienal  de Venecia.  Pero justo las que has comentado son ferias muy comerciales y cumplen su labor el galerista, y el coleccionista,  y casi casi el artista podría estar fuera de estas ellas.

Dicho esto, yo soy un hombre estudio: estudio por la mañana, estudio por la tarde. Por lo que para mí todo lo que sea salir de ese ámbito, quizá un poco solitario, y tener mi trabajo bien representado, me fascina.

O.Y.B.M: Javier ¿has probado a cambiar de técnica, abandonar el papel, o sin abandonarlo, utilizar otras técnicas para ver otros resultados?

J.P: En mi trabajo desde siempre he combinado un poco de todo. Yo tengo la teoría, que para bien o para mal, he generado un mundo particular y mío. Es el mío e intento desarrollarlo. He realizado esculturas, he pintado cuadros, he dibujado infinito, pero siempre me ha gustado salir de mi espacio de confort y explorar otros “ambientes”, por así decirlo. En definitiva, la recompensa es aprendizaje y enriquecimiento final a mi trabajo. Actualmente llevo años sin pintar en tela, pero volveré a hacerlo, al igual que retomaré la gráfica y la edición seriada, que también me interesa mucho y que es una técnica que he tenido presente en muchas etapas de mis proyectos artísticos.  Pero todo es un poco en función del ciclo que esté travesando en ese momento, del estilo que tengo, y por supuesto del humor expresivo del momento que es vital en mi caso.

Ahora estoy absolutamente enamorado del papel (en el fondo siempre lo he estado) porque admite mucha variedad, multiplicidad de recursos, espontaneidad y frescura que en definitiva es mucho de lo que define a mi trabajo. Eso no quita que pasado mañana puedo estar con una tela o cualquier otro tipo de soporte.

Por ejemplo, ahora estoy trabajando en un proyecto nuevo donde el objeto físico y material está presente junto con el dibujo y el soporte va desde un papel, hasta un cartón, plástico, tela, etc…

O.Y.B.M: Cuando dibujas, en algunas de tus entrevistas comentas que empiezas por una mancha, y que, a partir de aquí, empiezas a crear. ¿Me podrías contar el proceso? ¿Cuánto tiempo puedes tardar en hacer un personaje a partir de una mancha?

J.P: No siempre he utilizado este proceso, lo estoy haciendo exageradamente más desde hace unos años. Soy incapaz de ponerme delante de un papel y decir “voy a dibujar tres personajes que uno va a estar mirando al otro…” Sino que es más bien el proceso inverso. Yo el papel si no está en blanco… me molesta. Ese famoso “miedo al papel en blanco” …, yo enseguida lo mancho, y trato de inundarlo con una primera sugerencia de lo que yo llamo “mi mundo personal”.  No siento que tenga ese miedo, porque no proyecto, es la propia mancha y el trazo quienes me van contando cosas y me dejo llevar.

Las manchas me guían y me cuentan historia, y el primer sorprendido, en multitud de ocasiones, soy yo.

En cualquier caso el dibujo forma parte natural de mí. Mi psique y mi mano están íntimamente relacionados, pero sin que yo sea consciente del todo, por lo que lo autómatico y lo espontáneo siempre es fruto de lo que va surgiendo en el papel, si hablamos del papel como el formato a utilizar en este caso.

Si es pequeño me resulta muy fácil realizarlo de forma bastante rápida.

Pero cuando trabajo en un formato 2mx2m, los dibujos se van construyendo desde una línea que no sé si terminará siendo un melón, un melocotón un cocodrilo o un señor montado a caballo, pero es la línea lo que me lleva a una figura, y los tiempos cambian, lógicamente, me puede llevar varias tardes desarrollarlo.

O.Y.B.M: Me comentaste en una ocasión que ejerciste como profesor. ¿Qué recuerdas de esta experiencia?

J.P:

Es una experiencia muy interesante. Me invitaron a la Facultad de Bellas Artes de Cuenca a ser profesor de dibujo y era un tema que me apetecía mucho en ese momento. Solo estuve tres años, pero yo creo que el primer año fui un mal profesor porque enseñé a mis alumnos lo mucho que yo sabía y me di cuenta que el alumno no quiere saber lo que sabes. El alumno quiere aprender.  Y me costó un poco enseñarles a ver dentro de mí.  Pero los siguientes años los recuerdos fantásticos, una experiencia muy satisfactoria porque conseguí enseñarles a dibujar, y les enseñé algo que para mí es vital, que el dibujo es cultura, es pensamiento, es intelecto. Me nutrí mucho de mi mundo para poder acercárselo a ellos y que lo vivieran con la misma pasión que lo hacía yo.

Como experiencia un 10.

O.Y.B.M: Javier, has recibido diferentes premios de pintura como la beca Endesa, becas a la creación artística, la beca Marcelino Botín, la beca de la Academia de Bellas Artes de Roma, primer premio de pintura Ciudad de Albacete o el primer premio Internacional de Artes Plásticas de Valdepeñas entre otros. Después de esta larga trayectoria, ¿existe algo que se te haya quedado en el tintero? ¿algún sueño por realizar dentro de tu mundo lleno de duendes, y criaturas extrañas? ¿Dónde te ves, o te gustaría estar de aquí a unos años?

J.P: En cuanto a las becas recibidas tengo que decir que estoy muy contento. Uno se pone a pintar sin pensar en los premios o en las becas que se supone que va a recibir, porque no siempre llegan, y de pronto pasan los años y te los van dando.

Me habría encantado tener una beca en Estados Unidos, la verdad es que nunca la pedí, por lo que nunca me la dieron. Sin embargo pasé cuatro años en Berlín sin beca pero sí autobecado.

Hay una anécdota de Solana, el pintor, que le dicen ya de bastante mayor “qué bueno y maravilloso es su trabajo” a lo que él contesta “pero que va, ¡si todo lo mío está a medias!”.Hablamos de un hombre muy mayor y con una obra muy consolidada.  Pues yo lo digo sinceramente, todo lo mío está por hacer. Me encantaría tener mucha salud y muchos años para poder seguir desarrollando este trabajo y que sea un trabajo contundente, que tenga mucha presencia y poderío, este es el afán que me queda.

O.Y.B.M: Mi pregunta favorita. ¿Puedes contarme alguna anécdota que en su momento quisiste morirte, pero que hoy la recuerdes con cariño?

J.P: Bueno, puestos a pensar recuerdo una: He vivido muchas situaciones que están directamente relacionadas con periodos muy importantes dentro del arte contemporáneo español. Yo soy un artista autodidacta, y, durante los años que pasé en Cuenca, me relacioné con la generación anterior a la mía que estaba poblada de grandes nombres, como Saura, Antonio Pérez, Bonifacio, Rueda, Zobel… Me sentía pequeñito frente a ellos. Antonio Saura era un hombre muy lúcido y rápido, y recuerdo que un día estábamos en un bar, un bar que yo había decorado. Estábamos fuera del bar, en un callejón muy de Cuenca, lleno de piedra, y de pronto Saura se me quedó mirando y me dice “si tuvieras que decorar este callejón como lo harías?” , y realmente me dejo tan confundido que dije “no tengo ni puta idea”, no se me ocurría como podía decorar esa piedra conquense tan potente, supongo que fue la timidez de aquel momento porque al día  siguiente pensaba en todas las cosas que podría haberle contestado y se podían hacer en ese callejón.

O.Y.B.M: Pues este es Javier Pagola. Muchisimás gracias por tu tiempo, tu simpatía.

No sabes, no sabéis, lo que me divierte haceros estas entrevistas, es un placer compartir con vosotros este rato de intimidad. Poder estar y hablar con artistas a los que admiro es todo un placer y una gran suerte. 

J.P: Muchas gracias María, realmente me ha encantado y es un placer hacer una entrevista de una manera tan relajada..

Os dejo su link de instagram, para que podíais conocer toda su obra 😉

Instagram