Only you by - Coco Dávez - only YOU BY magazine
Estoy con Ana Prada, reportera de España directo. Un rostro muy habitual en las tardes de TVE, buscando historias nuevas cada día que merecen la pena ser contadas. Guapa, natural, cariñosa, expresiva, emotiva y con mucha energía, una energía positiva que vale la pena tener cerca.
Ana Prada Miradas
2030
post-template-default,single,single-post,postid-2030,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode_grid_1400,side_menu_slide_from_right,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Only you by – Coco Dávez

David Hockney, Hopper, Corita Kent y Carmen Herrera son sus referentes artísticos. Entre ellos, y como suele ocurrir en las galerías, hay pocos nombres femeninos,  “La historia es la culpable, está claro que no se conocen muchas pintoras porque no se les ha dado la visibilidad necesaria”- comenta Valeria.

Valeria Palmeiro, Ilustradora, más conocida como Coco Dávez.  Primero quiero contaros que el pseudónimo de la artista surge cuando Valeria tenía 14  años. “Coco” viene de su personaje favorito en Barrio Sésamo “Súper Coco”, y el apellido surgió hablando con un amigo sobre los apellidos que terminan en “ez” (antiguamente este término significaba “hijo de”). Su amigo se llamaba David y juntos inventaron “Dávez” que curiosamente no existe a pesar de ser David un nombre muy común en España.

Esta polifacética y autodidacta artista se ha dado a conocer por sus retratos coloridos sin cara, un proyecto al que le dio el nombre de “Faceless”, y del que luego escribió un libro.

O.Y.B.M: Hola Valería, soy una gran admiradora, no solo de tu trabajo, sino de cómo has ido creando y haciendo evolucionar a “Coco Dávez”. Muchísimas gracias por tu tiempo y por concederme esta entrevista.

“Faceless” surge de un error, como has comentado en alguna entrevista, “estaba pintando un retrato, no me gusto y di un brochazo, de pronto todo cobró sentido”.

En el 2016 diste una charla en Casa América, sobre las ocho claves para triunfar, o por lo menos lo que a ti te ha funcionado, términos como :“Incomodidad” “Facebook” ”feedback” “echarle morro” “instagram” “si paras, no existes” “equivocarse” “desobediencia” son los que nutren tu camino. Ya han pasado tres años desde esa charla, ¿añadirías algún punto más a día de hoy?

Coco Dávez (C.D): Sí, creo que hoy añadiría “La importancia del aburrimiento”, algo a lo que recurro mucho en épocas en las que baja la inspiración, durante 8 años fui hija única y recuerdo que cuánto más me aburría más desarrollaba el ingenio, creo que ahora tenemos tanta sobre información que primero nos da pánico aburrirnos y “quedarnos a solas” y segundo , que es un sentimiento del que todo el mundo huye pero que genera cosas muy positivas.

O.Y.B.M: Desde pequeña siempre te ha gustado pintar, pero un día decides irte a Londres a aprender fotografía e inglés, ¿qué te impulsó a volver a la pintura?

C.D: Empecé a trabajar como asistente con un fotógrafo dentro del mundo de la moda, el retrato no es mi campo favorito dentro de la fotografía, todo lo contrario, a lo que me ocurre con la pintura, en ese momento empecé a echar mucho de menos dibujar. Dan, el fotógrafo con el que trabajaba, me motivó mucho a coger de nuevo los lápices, el primer retrato que hice después de tantos años se lo hice a él y fue el primero en ver la luz en RRSS.

O.Y.B.M: Como técnicas de trabajo te inicias con lo digital, y un día te lanzas al papel. Normalmente la conversión o ese paso se produce de forma inversa, uno empieza con papel y se pasa a digital no solo por cambio de medio…, pero me resulta curioso que en generaciones como la tuya a veces “lo primitivo” del papel o cualquier otro soporte físico os engancha.

¿Cuál es tu técnica favorita, con la que más disfrutas en la actualidad?

C.D: El papel y el dibujo siempre irán de la mano, la experiencia digital es maravillosa y te da una infinidad de posibilidades pero creo que no hay nada como mancharte, como el sonido del lápiz en la hoja, o ver como brilla el acrílico recién pintado sobre el lienzo.
Actualmente con lo que más disfruto es con los pinceles sobre superficies con formas, como por ejemplo lo que hice en mi última colección “Caos y otras luces” una colección de 29 botijos que representan las crisis personales y creativas que han aparecido a lo largo de mis pasados 29 años.

O.Y.B.M: Valeria, tu curiosidad te ha hecho llevar a cabo todo lo que te has propuesto, en muchas ocasiones a través de tutoriales, y me pregunto si “Prueba y error” pueda ser fruto de ello. En alguna entrevista comentas que tienes un poco sentimiento de “impostora” por no haber cursado Bellas Artes, sin embargo, tu primer cliente surge colaborando con El Mundo y así se inicia tu andadura artística.  Has realizado ilustraciones para grandes marcas, portadas para libros, has expuesto en galerías, tanto en España como en el extranjero.  Es más que obvio que tu trabajo habla por sí solo. ¿Crees que te habría aportado algo estudiar Bellas Artes?

C.D Ahora el sentimiento es diferente, estudiar siempre suma y estoy segura de que me habría dado grandes cosas, pero seguramente el camino hubiera sido diferente. No funciono muy bien con la metodología al uso por eso prefiero indagar por mi cuenta e ir probando y equivocándome hasta dar con lo que me gusta. Igualmente me encantan los cursos intensivos de temática muy concreta y este año quiero dedicarlo a formarme en cosas en las que parto de cero.

O.Y.B.M. ¿Qué consejo darías a los nuevos artistas que empiezan?

C.D.: Que no teman a las crisis creativas, que son naturales y necesarias, que será donde más aprendan y dónde más se conozcan a sí mismos, que no desesperen y trabajen cada día por lo que quieren, y que no teman a fallar.

O.Y.B.M: ¿Quién es Valeria Palmeiro?

C.D. Valeria Palmeiro es una madrileña de 30 años con cierta obsesión por conocer todo aquello que hace que le vuele la cabeza.

O.Y.B.M. ¿Cómo te definirías?

C.D. Autodidacta.

O.Y.B.M. ¿Cómo te retratarías en un “faceless”?

C.D. Es muy divertido porque cada año me hago un retrato y curiosamente cada año tengo un peinado diferente, me aburro con facilidad, lo más divertido es que también cada año los colores con los que me represento cambian según lo que representa ese año para mí.

 O.Y.B.M. ¿Retratarías de la misma manera a Valeria y a Coco?

 C.D: Totalmente.

O.Y.B.M: Después de tantas exposiciones, ¿De cuál te sientes más orgullosa, o con cuál dirías que has disfrutado más?

C.D: La última exposición en solitario el pasado mayo, en Maddox Gallery Londres, fue la más emocionante de mi vida hasta la fecha, la más grande que he hecho y con un equipo de 40 personas dedicadas a que todo saliera a la perfección con una campaña de difusión y un espacio que superaba cualquiera de mis sueños.

O.Y.B.M: Y como Ilustradora, ¿A qué trabajo guardas especial cariño?

C.D: El proceso de creación del libro fue maravilloso, volver a recuerdos olvidados y abrirme de par en par para extraer todo lo que me han dado esos referentes, fue un verano muy intenso pero muy bonito y gratificante.

O.Y.B.M: Has trabajado para distintas casas de moda como Desigual, aportando tu lado creativo al mundo de la moda. Creo que es algo que tienes pendiente, y que no dudo que algún día pongas en marcha, es realizar tu propia colección de moda.

¿Para cuándo ese momento de poner pinceladas de color al mundo moda?

C.D: No sé cuándo llegará el momento, pero desde luego es un sueño por alcanzar que no me saco de la cabeza.

O.Y.B.M: Yo te describiría como una gran soñadora, capaz de contagiar tu alegría y positivismo a través de tus propuestas tanto a niños como a mayores.

¿Dónde quieres estar mañana?

C.D. Quiero seguir abriéndome caminos en nuevos campos y no dejar nunca de disfrutar lo que hago, sea lo que sea.

O.Y.B.M ¿Crees que tu trabajo te llevará a donde quieres estar en un futuro? (Walt Disney)

C.D: Es lo que más me gustaría en el mundo.

O.Y.B.M: Las redes sociales son el invento del siglo para crear tu propia marca, pero al final parece que la gente mide tu trabajo por el número de “me gustas” o de seguidores. Valeria, ¿Crees que de no haber tenido tanto éxito en las redes habrías dejado de dibujar?

C.D: No habría dejado de dibujar, es un lenguaje en el que me siento muy cómoda y a pesar de nuestras idas y venidas, nuestras crisis y altibajos, el dibujo es mi gran amor por lo que creo que después de tanto no podríamos dejarnos más.

O.Y.B.M: Cuéntame, si es posible, ¿algún sueño por cumplir?

C.D: Mi gran sueño es fundar una escuela dentro de unos años.

O.Y.B.M: Y lo que pregunto a todos mis entrevistados… ¿alguna anécdota divertida que puedas compartir? De esas anécdotas que en su momento quisiste morirte pero que hoy recuerdes con cariño.

 C.D: Después de hacerle aquel retrato a Dan, lo colgué en Facebook, una amiga suya, editora de una revista lo vio y le pidió mi contacto para “entrevistarme”. Yo al principio no entendía nada, hasta pensé que se refería a una entrevista de trabajo. Me envió un email pidiéndome varias ilustraciones para hacerme un reportaje, así que ahí por primera vez “eché morro” al asunto y le dije que me dejara varios días para “seleccionar” lo mejor de mi portfolio, me pasé días y noches dibujando y una vez entregadas unas 6 ilustraciones me dijo que si podía enviarle varias fotos de “mi estudio” ya que sabía que también hacía foto y que vivía en Londres. Yo en ese momento vivía en una residencia de monjas donde compartía habitación con 40 chicas. Así que compré algo de atrezzo y le pedí a una amiga que, si podía recrear un “estudio” en su casa, todo un escenario. Envié las fotos pensando que sería un artículo para la web de la revista, pero esta salió en papel y llegó a España, recuerdo ese momento en el que mi madre la compra, la lee y me llama inmediatamente para preguntarme por mi “vida oculta” y “mi estudio desconocido” … Fue muy divertido, pero creo que fue la primera vez que empecé a visualizar y a proyectar hacia dónde quería ir.

La historia de su proyecto más mediático, Faceless, comienza  siendo un error, que luego convierte en un juego, algo que le apasiona..

Una de las artistas menores de 30 años más influyente, el año pasado entraba en la lista Forbes.

Una vez más, muchas gracias por tu tiempo Valeria. Ha sido un verdadero placer

Y como siempre os dejo su link de instagram, Facebook y Pinterest para que podíais conocer toda su obra 😉

Instagram

Facebook

Pinterest